10 consejos de diseño para maximizar las ventas esta temporada de compras

Si vendes productos o servicios online, ya sabes que una web bien diseñada es crucial para tener éxito. Probablemente hayas pensado mucho en la apariencia de tu web, usando colores y fuentes atractivas y legibles, y seleccionando imágenes destacadas de los productos que sean interesantes y cautivadoras.

Probablemente también hayas pensado cuidadosamente con respecto a la redacción de tu web, para asegurarte de que tus clientes entienden de forma clara el valor y los beneficios de lo que les ofreces. Estás mostrando este contenido usando una web con un buen diseño que sigue la estética y el mensaje de tu marca. Has dedicado mucho esfuerzo en el diseño de tu web, pero ¿hay algo más que puedas hacer para mejorar la experiencia de compra de tus clientes?

Un buen diseño de una web es mucho más que colores, fuentes o imágenes. Un buen diseño reduce los puntos de freno, agiliza la experiencia del usuario y lo guía a través del proceso hacia el resultado deseado. En otras palabras, un buen diseño hace que las cosas sean sencillas. No importa cómo de atractivo sea algo si la experiencia de usuario es frustrante o se hace difícil de usar.

Esto es especialmente cierto cuando se diseña una interfaz compleja como un comercio electrónico. Un comercio electrónico pobremente diseñado suele, a menudo, ser difícil de moverse por él, es complejo añadir productos, no está claro cómo encontrar lo que hay en el carrito y tiene un proceso de pago confuso o complicado. Cualquiera de estos puntos de freno puede terminar con una venta perdida de, por el otro lado, un comprador interesado. Sin embargo, hay formas de evitar estos problemas pensando en las decisiones de diseño a lo largo de el proceso de compra.

Para crear una experiencia comercial optimizada que pueda ayudarte a maximizar las ventas, recuerda que debes hacer que sea fácil...

Comprar en cualquier dispositivo

Los clientes quieren poder comprar tu producto o servicio sin importar dónde se encuentren o qué dispositivo estén usando. Asegúrate de que tu contenido esté optimizado para todos los tamaños de pantalla (sin mencionar el ancho de banda de la red). Tus clientes esperan tener acceso a todas las funciones de tu web en todo momento, independientemente de si usan un teléfono, una tableta o un ordenador. Asegúrate de no ocultar o limitar lo que pueden hacer en función de su dispositivo.

Guardar artículos para más tarde

Incluso si un cliente aún no está listo para realizar una compra, aún es posible hacer que su experiencia sea mejor. Si les permites guardar artículos para más adelante, será más probable que completen una compra en el futuro. Considera añadir en tu web características como una lista de compras o lista de favoritos. Mientras estás montando todo esto, piensa de qué otra forma puedes añadir valor. Por ejemplo, ¿es probable que tus clientes quieran comparar artículos para ver cuál es el mejor para ellos? ¿O compartir su lista con alguien más?

Añadir artículos al carrito

¡Hurra, tu cliente ha encontrado algo que quiere! Crea una experiencia sin impedimentos para añadir un artículo al carrito haciéndolo lo más sencillo e indoloro posible. Asegúrate de que tus llamadas a la acción (como el botón Añadir al carrito) estén escritas con claridad y que sean fáciles de encontrar, y que todas las opciones (como tamaños, colores, tallas u otros precios de venta al público) se detallen en un lugar visible. El cliente puede decidirse en distintos puntos del proceso, como la página específica de un producto o en una vista de archivo de los productos, así que asegúrate de que la acción de añadir al carrito esté presente en todas partes para permitir hacer esto en la menor cantidad de clics.

Si has creado una lista de productos guardados, ¡también es importante poder convertir esos artículos en una venta! No importa dónde lo hagan, debes comunicar claramente que un artículo se ha añadido al carrito, ya sea a través de una ventana emergente, un globo de información, menú u otra señal visual que indique que se ha añadido con éxito.

Mira lo que hay en el carrito

Una vez que se ha añadido un artículo al carrito, es posible que tu cliente quiera realizar compras adicionales, o que ya tenga otros productos en su carrito añadidos anteriormente. Es crucial que sea fácil ver qué productos hay en su carrito y cuántos de cada uno de ellos tiene. Además, el carrito debe ser accesible desde cualquier página de tu web. Muchas webs añadirán un ícono de carrito a su menú principal o secundario mostrando el coste total y / o el número de artículos en el carrito. Muchas veces, al hacer clic en este ícono se mostrará un "minicarrito" o una interfaz emergente / desplegable más pequeña que contiene un resumen de todos los productos, con la posibilidad de visitar la página principal del carrito para ver más detalles o comprobar algo.

Cambiar la cantidad de artículos en el carrito

A veces, el cliente querrá alterar la cantidad de artículos que ha añadido al carrito. Es posible que hayan añadido accidentalmente un artículo duplicado que quieran eliminar, o por el contrario pueden querer aumentar la cantidad de un artículo determinado para cumplir con los criterios para poder acceder a un descuento u oferta. Ya sea aumentar, disminuir o eliminar completamente los artículos del carrito, deber ser un proceso fácil. Si tienes un "minicarrito" en tu web, considera incorporarle esta característica, para que tus clientes puedan editar su carrito sin salir de la página actual.

Ver cuánto costará la compra

Puede parecer obvio que los clientes en un comercio electrónico estén interesados en saber cuánto pagarán por los artículos, pero a menudo el coste real será más alto que el precio indicado. Además de comunicar claramente cualquier incentivo, como descuentos, ofertas o paquetes, tus clientes también quieren que seas transparente con todos los costes adicionales. ¿Necesitas recaudar el IVA? ¿Hay tarifas por procesamiento o manipulación? ¿Hay gastos de envío? ¿La compra es única o recurrente? Comunicar claramente todos estos puntos en la página del carrito (así como el total completo junto con el ícono del menú del carrito o dentro del "minicarrito") afianzará la confianza y permitirá que el proceso de pago continúe sin problemas.

Obtener los artículos cuando sean necesarios

Saber cuándo y cómo recibirán su pedido es un factor importante a la hora de que un cliente decida realizar una compra online. Esto es especialmente crucial si envías productos físicos. En una era en la que los minoristas online dominantes ofrecen envíos rápidos y baratos, probablemente será difícil competir en precio. En ese caso, es importante ser muy claro con las opciones de envío. Tus clientes quieren saber a dónde envías, cómo de rápido se enviará un artículo y cuándo pueden esperar la entrega. ¿Puedes ofrecer envíos gratuitos por una cierta cantidad de euros? ¿Ofreces la posibilidad de pagar por un envío exprés si es necesario? ¿Se puede hacer un seguimiento del envío? Ofrece a tus clientes opciones que se ajusten a sus necesidades.

Terminar la compra

Tu cliente está listo para realizar una compra. Esta es la parte fácil, ¿verdad? No tan rápido. Después de haber trabajado tanto para crear un proceso optimizado y fiable para añadir productos al carrito, no pierdas a tus clientes olvidando también optimizar el pago. Primero, asegúrate de que puedan pagar sin importar dónde estén de la web. ¡Nunca se sabe en qué momento estarán listos para comprar! Después, sé claro sobre el proceso de pago. Además de especificar qué tarjetas de crédito admites, ¿puedes admitir otros tipos de pago (como PayPal, Apple Pay o Google Pay)? ¿Qué monedas aceptas? ¿Habrá algún cargo por la conversión entre divisas?

Además, si es posible, intenta mantener el proceso de pago en una sola página, o dentro de tu web, para así reducir los puntos de freno en el momento de completar la compra. Si debes ir a una segunda página o enviar a tus clientes fuera de la web, sé muy claro acerca de los pasos necesarios y asegúrate de que la integración sea clara y fluida. Más importante aún, si es posible, asegúrate de que tu cliente tenga la opción de pagar como invitado, sin requerir que tenga una cuenta en tu web. Puedes explicar los beneficios de obtener una cuenta (poder hacer seguimiento de los pedidos, acumular puntos, un proceso de ayuda más fácil, etc.), pero crear una cuenta nunca debe interponerse entre ti y cerrar una venta.

Saber lo que sucederá después

Establece confianza haciendo que todo el proceso sea transparente para tus clientes. Ya sea dónde añadir cupones o códigos de descuento, cuántas páginas en el proceso de pago o cómo ver el estado de su pedido, cuando sepan qué esperar, se sentirán seguros de hacer negocios contigo.

Mantenerse en contacto

A veces, incluso la experiencia de cliente más optimizada y simplificada aún se beneficiará de la capacidad de hablar con una persona de verdad. Ayuda a dirigir a tus clientes a los canales adecuados para obtener respuestas a sus preguntas. Dar acceso a preguntas frecuentes para algunas de las solicitudes más comunes (como pautas de envío, políticas de devolución o preguntas de los clientes) junto con enlaces a tu correo electrónico o plataforma de atención al cliente, ayuda mucho a que tus clientes se sientan cómodos al realizar una compra.

Ésta fue la undécima entrega de nuestra serie Black Friday. ¿Quieres obtener más consejos sobre cómo optimizar el rendimiento de tu comercio electrónico? Estate atento para más publicaciones como ésta con expertos de la industria y algunos de nuestros socios. Aprende cómo mejorar el diseño de tu sitio web, las conversiones, el marketing online y más.

Michelle es diseñadora gráfica y desarrolladora front-end de Minneapolis. Antes de comenzar su carrera, estudió Comunicación Visual, Psicología y Sociología. También se especializó en desarrollo de aplicaciones para usuario y diseño UX para completar sus habilidades. Esta combinación de disciplinas la llevó a adoptar un diseño basado en la estrategia, enfocado a resolver problemas tangibles y lograr metas reales basadas en la forma en que las personas piensan. También le apasiona el código abierto, que naturalmente la lleva a involucrarse en la comunidad WordPress. Ella es una reconocida ponente y organizadora de WordCamps y WordPress Ambassador de SiteGround.

Contestar

* (Requerido)