Entrevista a Rebeca de Torres sobre la dedicación que requiere un blog

¡Tenemos una grata sorpresa para todos los que os hayáis enganchado a nuestras entrevistas a los ganadores y finalistas de los Premios Bitácoras de 2016! Habíamos cerrado la serie pero ¡nos ha llegado una entrevista más en el último minuto y estamos muy contentos de poder compartirla con vosotros! Gracias a Rebeca de Torres del blog La cocina de Rebeca, finalista del Premio Bitácoras 2016 al mejor blog de Gastronomía, por compartir su experiencia sobre la dedicación y trabajo que requiere un blog.

Aquí podéis leer la entrevista completa a Rebeca. Seguro que sus palabras y consejos os ayudarán a establecer un buen plan de acción a la hora de crear vuestro propio blog para que tenga recorrido a largo plazo y todo el esfuerzo y horas invertidas en él den buenos frutos.

Recordad que tenéis más en entrevistas con blogueros de Bitácoras en nuestro canal de YouTube y en nuestro blog.

 

Llevas seis años posteando recetas pero, ¿qué supone para un bloguero ser finalista de un premio de la historia y relevancia de los Premios Bitácoras?

Hace no seis años sino uno, no hubiera pensado ni por asomo estar ahí. Los Bitácoras son esos premios que ves como un referente de calidad y que ganaban los blogueros-referente, esos en los que me fijaba cuando comencé. Soy periodista y he cubierto mil entregas de premios, pero me costó verme ahí sentada, siendo protagonista.

 

La lucha para conseguir audiencia en el sector de la gastronomía es feroz, ¿cómo lo consigues?

La cocina está de moda en general y, desde luego, en la blogosfera también. Yo he decidido mantener mi estilo y ser fiel a mí misma. No diré que no me gustaría tener más visitas y más seguidores, pero creo que proyectos tan personales como un blog sólo se pueden llevar a cabo con honestidad. Si no, al final, te cansas. Intento publicar todo tipo de recetas, busco que no sean demasiado complicadas, ni con ingredientes o cacharros caros, aunque de vez en cuando también incluyo alguna, porque hay gente que las pide.

 

¿Lo hubieras hecho diferente?

Sí y no. Para mí el blog era un juego hasta hace muy poco, por tanto, no buscaba nada ni sabía nada de SEO, SEM, Analytics o palabras clave. Si analizo los primeros 3-4 años del blog, es una pena, pero no estaban pensados ni ejecutados. Lo haría diferente en el sentido de tener una base de conocimiento y partir de ahí. Pero ese comienzo ingenuo tiene su encanto.

 

¿En qué momento te diste cuenta de que esto de bloguear iba en serio? ¿Cuál es el punto de inflexión que debe pasar todo aquel que quiera dedicarse a esto?

Comenzaron a escribirme marcas para que probara sus productos y pensaba ¿yo? Después empecé a colaborar con El Club de Malasmadres y con marcas importantes y aumentaron las visitas. El problema es que por mi trabajo no tengo mucho tiempo para dedicar al blog y eso lastra proyectos que me plantean.

 

Hace unos meses, abriste un canal de YouTube, ¿lo recomiendas a cualquier bloguero? ¿Qué crees que reporta al sector?

Lo abrí el año pasado para publicar los vídeos del Campeonato de cocina ‘Demos la vuelta al día’, pero apenas le doy contenido. Como decía, soy periodista y he trabajado en televisión. Así que grabarme sola con el móvil y editarlos con una app gratuita no se ajusta a lo que me gustaría hacer. Soy exigente y mientras no pueda hacer vídeos con cierta calidad, el canal seguirá en segundo plano. Es una pena, porque vivimos en una sociedad muy visual y reporta muchas visitas al blog.

 

En tu blog vemos que colaboras con más de 40 empresas, ¿es ésta la mejor manera que tiene un bloguero de conseguir unos ingresos?

Para mí es una forma de darte a conocer, sobre todo cuando son marcas importantes. Yo pruebo sus productos y preparo recetas con ellos y ellas las comparten, llegando a un público más amplio. Quizá algún día me dedique sólo al blog y, en ese caso, sí tendré parte del camino recorrido para monetizarlo.

 

Visto en perspectiva, con la irrupción de las redes sociales, ¿el arte de bloguear se ha complicado desde que empezaste hace 6 años?

Es que ahora no tienes sólo que publicar el post en tu blog, o lo compartes en redes o no llegan visitas. Es muy difícil posicionar un post de un blog cuando no quieres invertir dinero, porque para mí sigue siendo un hobby. Así que toca publicarlo en Facebook, Twitter, Instagram, Google+, Pinterest… teniendo en cuenta que cada red tiene su lenguaje, su estilo, pensando en fotos adaptadas para cada plataforma, etc. Pero no sólo se ha complicado por las redes, también porque cada vez quieres emplatar mejor, montar un escenario más completo para las fotos, hacer mejores fotografías, tratarlas con más herramientas, documentarte a fondo sobre el plato y sus ingredientes para escribir con más sentido…

 

¿Y crees que va a ir a más o, por el contrario, quizá por sobresaturación, se va a tratar de simplificar

Cada vez hay más blogueros que se centran en una única red o mantienen un par de ellas, sobre todo cuando el blog no es su trabajo, su principal fuente de ingresos. Es difícil mantener el ritmo, lo digo por experiencia.

 

¿Qué les dirías a aquellos cocineros profesionales que consideran a los blogueros como intrusos de su profesión?, aunque el intrusismo es algo de lo que se quejan en muchos otros sectores.

Yo no me vendo nunca como cocinera. Soy aficionada a la cocina. De hecho, no me gustaría dedicarme profesionalmente a cocinar, sino que pretendo especializarme en el periodismo gastronómico, vinculando formación, profesión y afición. En ese sentido, como periodista, podría criticar a los cocineros que ocupan espacio en medios de comunicación. Creo que es fundamental que cada uno haga bien lo que sabe y aunar esfuerzos. Yo voy a cursos de cocina para aprender técnicas y tener una base sólida y estos segura de que muchos cocineros también se forman como comunicadores para llegar mejor al público.

 

Como bloguera, pero también como periodista, ¿Crees que los blogs han contribuido a universalizar la información?

Sin duda. Creo que las redes sociales, sobre todo, han roto por completo el tablero de juego. Ahora, si ocurre un suceso, cualquiera con un móvil hace una foto o un vídeo, lo cuenta en su perfil y es potencialmente viral. Puede llegar a millones de personas en minutos. Hay que cambiar el chip y pensar que los medios deben dar la noticia, pero también habilitar espacios con información de fondo, más cuidada y menos inmediata, con más análisis. Sólo así lograremos diferenciarnos como periodistas y mantener un papel social relevante. Porque esa capacidad de reflexión la mayoría de los ciudadanos no la ejercita. El problema es que la mayoría de las noticias mueren enseguida. El periódico en papel muchos días nace muerto porque todas sus informaciones han caducado.

 

La diferencia entre productos reside en la calidad de los mismos; también en los blogs. ¿Qué consejo le das al lector para que sepa distinguir entre algo bueno y algo malo?

Me hace mucha gracia cuando algún lector me dice: “he hecho una receta tuya y me ha salido”. ¡Claro! Son recetas que he probado varias veces, en las que especifico todos los ingredientes en gramos, que cuento con todo lujo de detalles, que incluyen trucos y consejos… Mi objetivo es que salgan a la primera y a todo el mundo. No hay cosa que me dé más horror que probar una receta de un blog y, no sólo que no salga bien, sino que según la lees notes que las cantidades son imprecisas, que esa temperatura de horno no puede ser, que se saltan pasos o que, directamente, la receta no coincide con la foto. Mi consejo, si no conocen el blog, es que se fijen en los comentarios de la gente. Cuando en una receta hay escrito: “me ha salido perfecta a la primera”, “está todo muy bien explicado”… es por algo. Si ya han probado otras recetas del blog sabrán si es de fiar o no. Yo, desde luego, cuando pruebo una receta y sale fatal, sabiendo que he pesado todo bien y la he seguido al pie de la letra, no vuelvo a fiarme del blog por muy bonitas que sean sus fotos.

 

¿Explotará algún día la burbuja del blogging?

Yo creo que la gente va a seguir abriendo blogs como plataformas para expresarse, pero seguirán sobreviviendo los que lo hagan bien y sean constantes. Mucha gente me escribe y me pide consejo porque quiere abrir un blog y siempre les digo lo mismo: esto no es cuestión de ‘consejos para empezar’ es tener claro si te ves dentro de 2 años robando tiempo a tu vida para dedicárselo a un blog, porque es la realidad. Salvo que lo veas como proyecto laboral, que ahí son otras las variables que hay que ponderar.

Experta en Marketing

Una mezcla de arty y geeky. Siempre a la búsqueda de nuevas ideas e inspiraciones del mundo del marketing, diseño, arte y nuevas tecnologías para ofrecer los servicios más innovadores a nuestros SiteGrounders.

Contestar

* (Requerido)