Cómo vender online: los 5 pasos que no debes saltarte

Se dice, se rumorea, que vender online es la panacea… Son muchos los que acuden golosos a vender por internet y por falta de planificación y estrategia mueren en este canal de rica miel.

Pero no te preocupes, que aquí estamos para ayudarte y que te vaya de fábula con tu proyecto digital. 

A priori, la venta online no tiene barreras de entrada y es más económica. 

No necesitas un espacio físico por imperativo, tienes un negocio que funciona 24/7 horas, no hay límites geográficos y los consumidores cada vez son más digitales. 

Hasta ahí todo suena genial. 

Sin embargo, la libertad de mercado hace que las barreras aparezcan a posteriori, al encontrarte con un sector altamente competitivo, en el que solo tienes dos opciones: o vas a precio o te diferencias.

Aun así, por muy clara que tengas tu estrategia y por mucho que creas en tu proyecto, tienes dos obstáculos que superar, o más bien, dos premisas vitales que cumplir si quieres sobrevivir: la visibilidad y la confianza de tus usuarios.

Vamos a ver cómo vender online sin morir dulcemente en el intento. 

¿Cómo vender online paso a paso?

Ha llegado la hora de la verdad. Tienes una idea o un proyecto digital que materializar. Veamos cómo hacerlo realidad paso a paso. 

1. Estudia el mercado y a tu competencia

Lo primero es analizar el mercado en el que quieres introducirte y comprobar la viabilidad de tu proyecto y los retos a los que vas a tener que enfrentarte. 

Te recomendamos que realices un análisis DAFO, que es el acrónimo de Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades. 

Con esta matriz podrás detectar las oportunidades y amenazas de tu entorno, y ser consciente de tus debilidades (a corregir o minimizar)  y fortalezas (a potenciar). 

Además, no te olvides de analizar a tu competencia:

  • Qué vende en concreto y cómo lo vende.
  • En qué puedes superarles y qué puedes aprender de ellos.

Recursos para espiar a tu competencia

Vamos a ser prácticos. Con estos recursos freemium harás una buena radiografía a tus competidores:

  • Similarweb, para analizar el tráfico, sus fuentes o el número de visitas de tu competencia, entre otras cosas. 
  • Buildwith, para conocer la tecnología que usan tus competidores. ¿Quieres saber qué hosting, CMS o plugins utilizan? Ahí lo tienes. 
  • Buzzsumo, para saber qué contenido posiciona mejor tu competencia, y por ende, interesa más a su audiencia (que es la tuya). 
  • Visualping, para estar al tanto de los cambios web de tus competidores. 

2. Buyer persona

Ahora que tienes idea de cómo está el mercado en general, necesitas conocer quién es tu cliente ideal (que puede ser más de uno, ojo).

Es lo que se conoce como buyer persona, una recreación semificticia de tu cliente que incluye: edad, sexo, profesión, situación familiar, personalidad, modo de vida, problemas que enfrenta a diario, retos a superar, sueños que quiere cumplir… 

El buyer persona ha de estar en el centro de tu estrategia. Es a quien tienes que dirigirte cuando pienses en el desarrollo de tu producto o servicio y estrategia de venta.

Recursos para definir tu buyer

A la hora definir tu cliente ideal no está de más ponerle nombre y cara. 

  • Alucinarás con  thispersondoesnotexist porque las personas que te muestran, en realidad, no existen. Están creadas con inteligencia artificial. Elige ahí a tu avatar libre de derechos. 
  • O si lo prefieres, crea tu propio buyer, también con ayuda de la IA y Face Generator

No te quedes solo en la anécdota. Hazlo. Porque si defines bien a tu buyer persona, y a la hora de tomar decisiones piensas en María, Miguel o Carlos, será más difícil que te equivoques en tu estrategia. 

3. Producto o servicio

Plantéate cómo tu producto o servicio va a ayudar a tu cliente, le aporta bienestar o elimina dificultades.

En la medida que puedas valida tu producto o servicio en el mercado antes de lanzarlo o lánzalo como PMV (Producto mínimo viable), es decir, invierte solo lo necesario para cerciorarte de que vas por buen camino. A partir de aquí escucha a tu audiencia y añade las mejoras que demande. 

4. Canales

Existen varios canales a través de los cuales puedes vender online, como veremos más adelante.

Puedes usar solo por uno o emplear varios, siempre que puedas atenderlos y que tu buyer persona esté en ellos. 

Como punto angular de tu marca te recomendamos tener tu propia página web, pero no es obligatorio. 

Otra opción es alojarte en un marketplace para productos, o en una plataforma online especializada en servicios o infoproductos.

Y luego están las redes sociales. En algunas puedes vender directamente y en otras redirigir el tráfico hacia tu web.

A la hora de decidir, hazte estas preguntas: 

  • ¿En qué canales se mueve y compra mi público objetivo? 
  • ¿Mi buyer persona usa una red social concreta? 
  • ¿Qué canal encaja mejor con mi producto o servicio?

5. Inversión y Estrategias

Vender online conlleva un desembolso mínimo asociado (plataforma, hosting, dominio, mantenimiento…) y otros gastos a considerar como la elección de proveedores, comisiones, logística y costes de las estrategias a seguir (tanto orgánicas como de pago). 

Has de pensar que vender por internet es una carrera de fondo, en la que lo recomendable es combinar estrategias a corto plazo para dar impulso a tu proyecto, con otras a largo que garanticen su continuidad. 

¿Qué productos o servicios se pueden vender online?

Lo que quieras. La cuestión es tener quien te compre. Fácil, ¿no?

Productos físicos

Son el mismo tipo de mercancía que se vende en una tienda física.

Entre lo más solicitado están la ropa y calzado, equipos electrónicos, artículos y suplementos deportivos, productos de belleza y perfumes, libros, videojuegos o todo tipo de artículos de segunda mano.

También puedes vender artículos hechos por ti, como arte, artesanía, textiles… 

Productos digitales

Los productos digitales son conocidos también por el nombre de infoproductos. Es todo aquello que puedes vender en formato digital.

Son, por ejemplo, los cursos online, de todo tipo de temas: fotografía, artesanía, marketing, emprendimiento…

Otros productos digitales pueden ser la venta de plantillas, tipografías para diseño, fotos,  themes para WordPress, e-books, o programas informáticos.

Al principio tienes que invertir tiempo en generar el infoproducto (recuerda el PMV), y dinero en profesionales que te ayuden a crear todo el sistema de venta digital, salvo que decidas hacerlo tú. 

Pero eso se contrarresta con que una vez en marcha te genera ingresos pasivos, y además, es un negocio escalable.

Servicios

Psicólogos, abogados, diseñadores web, monitores deportivos, copywriters, project managers, planificadores de bodas, personal shoppers… pueden vender sus servicios exclusivamente por internet.

El negocio es sencillo de montar y requiere poca inversión, pero te exige diferenciación de tu competencia.

Este apartado tiene un techo: tú. No es escalable, porque depende del trabajo que puedas abarcar.

A menos que busques colaboradores o crees un equipo que te dé soporte. 

Membresías o suscripciones

En ambos, los pagos se realizan de forma periódica para obtener algo a cambio, ya sea un producto físico o digital: 

  • Las membresías son espacios digitales donde se aloja contenido privado y exclusivo como vídeos, audios y PDF. Se amplían cada mes y suelen ir acompañados de alguna clase en directo con el creador del servicio.
  • Las suscripciones tienen que ver más con los productos. Tu pago periódico te permite recibir, por ejemplo, alimentos de proximidad, o una selección de productos de belleza que acaban de lanzarse al mercado. 

Productos (e infoproductos) de terceros: afiliación

Como afiliado no vendes nada tuyo, sino algo de terceros.

Eres como el comercial de una empresa que cobra a comisión, según las ventas realizadas.

Puedes tener una web que recomiende productos o infoproductos, o anunciarlos en redes sociales.

En ambos casos, necesitas tener un mínimo de conocimientos técnicos. Y especialmente si vendes apoyándote en Facebook Ads o similar, necesitas adelantar el dinero que gastes en publicidad y calcular muy bien el retorno de la inversión.

¿Qué medios o canales hay para vender por internet?

Ya sabes qué puedes vender, pero ¿qué escaparates tienes para presentar tus productos o servicios?

Tienda online

Tener tu propia tienda online siempre es una gran opción, independientemente que luego sumes otros canales de venta.

La ventaja de crear tu propia tienda online es que en todo momento tú tienes el control de tu marca y de tus clientes

Puedes diferenciarte y crear una experiencia única para tus usuarios y no estandarizada, como ocurriría en otros canales. 

Eres tú quien pones las reglas y determina la estrategia de tu negocio. 

Además, para crear tu propio e-commerce tan solo necesitas: un dominio, un hosting y la plataforma de venta.

El dominio

El dominio es el nombre de tu web, por el que te van a buscar y conocer tus usuarios. 

Por tanto, a la hora de elegirlo has de tener en cuenta que sea corto, fácil de leer, escribir y recordar, y si es posible que incluya palabras clave

En cuanto a la extensión (por ejemplo, .com o .es) selecciona la que mejor se adapte a tu proyecto. 

.com es la más conocida, pero puedes optar por otro tipo de extensiones como .tienda, .store, .online.

El hosting

Además de tu dominio, precisas de un buen hosting para e-commerce que te respalde. 

¿Por qué? 

Porque la elección del hosting impacta directamente en las premisas que hemos mencionado: la visibilidad y la confianza.

Un buen servicio de alojamiento web va a garantizar que tu tienda online sea rápida y segura.

Un sitio web que carga rápido, se traduce en mejores tasas de conversión (ventas) y mejor posicionamiento (visibilidad).

La razón es simple: ofreces una mejor experiencia a tus usuarios, lo cual tiene un efecto positivo tanto en ventas como en SEO.

Pero, además, para ganarte la confianza de tus usuarios tu tienda online ha de ser fiable. 

En este sentido, un buen hosting te va a permitir proteger a tus usuarios para que sus transacciones y la navegación por tu web sea segura

Si hablásemos de una tienda física, ¿dónde preferirías tenerla? ¿En un bonito y tranquilo  barrio concurrido o en uno peligroso y descuidado? 

Pues con el hosting, igual. 

Plataformas para crear tu tienda online

Si para empezar no tienes -o no quieres- invertir recursos en un programador especialista en e-commerce, tenemos una gran noticia.

Existen plataformas no-code que te permiten poner en marcha tu tienda online sin necesidad de saber programación

Disponen de plantillas personalizables e incluyen métodos de pago, gastos de envío, políticas de cambio y devolución, gestión de stocks…

Si más adelante este sistema te queda corto, contratas un desarrollador y migras el contenido. 

Las más conocidas son PrestaShop, Shopify, Magento, Webnode y como no, WooCommerce

WooCommerce

Es una de las plataformas más populares y utilizadas.

Más que una plataforma, WooCommerce es un software gratuito de comercio electrónico que se instala sobre WordPress. También cuenta con una versión de pago más completa.

Estos son algunas de sus posibilidades:

  • Distintas formas de pago
  • Gestionar el stock de productos
  • Configurar los gastos de envío según regiones
  • Hacer packs de productos
  • Crear cupones descuento
  • Vender tarjetas regalo

La ventaja es que se adapta igual de bien a tanto a productos como a servicios.

Para optimizar el funcionamiento de tu e-commerce en esta plataforma, escoge un hosting específico para WooCommerce, que te permita una velocidad de carga rápida y una navegación segura, porque como has visto, va a tener un impacto directo en la experiencia de tus usuarios, en tu posicionamiento orgánico y en las ventas. 

WooCommerce está tan extendido y crece a tal velocidad, que es una de nuestras apuestas favoritas para la venta online. 

Si también es la tuya, puedes ampliar este apartado con nuestro e-book o echa un vistazo a este video. Si no, sigue leyendo. 

Otros aspectos que debes  tener en cuenta cuando montes tu tienda online

Ten en cuenta todos estos puntos a la hora de montar tu negocio online:

  • Trabaja bien las fichas de producto
  • Presta atención al proceso de compra y elimina cualquier fricción que detectes. La compra online ha de ser fácil y rápida. 
  • La logística que te supone cada venta para que el cliente reciba lo más rápido posible su producto o servicio.
  • Un cálculo preciso de los gastos del envío.
  • Variedad y seguridad en los métodos de pago.
  • Una atención al cliente muy cuidada. Si usas chatbots que te permitan automatizar las respuestas, que parezcan que hay una persona al otro lado.
  • Ten en cuenta cómo vas a gestionar las políticas de cambio y devolución
  • Diseña un buen servicio posventa
  • Haz un seguimiento e incluye periódicamente encuestas de satisfacción que te ayuden a mejorar.

En definitiva, diseña bien la experiencia de usuario, para que disfrute tanto descubriendo los servicios o productos que ofreces, como el recorrido durante la compra.

Marketplaces

Un marketplace es un intermediario que pone en contacto a los vendedores con sus compradores, a través de una plataforma online.

Es una especie de centro comercial digital que aloja diferentes e-commerce.

Los más conocidos son Amazon, AliExpress o eBay. Pero hay muchos más.

Hay marketplaces generalistas y otros más especializados: Etsy para productos manuales, Pixmanía para fotografía digital, iHerb para productos naturales…

Ventajas de los marketplaces

Entre las ventajas están que obtienes visibilidad y llegas a mucho público, sin tener que crear tu propia tienda online. También te aporta seguridad en cuanto a pagos y entregas. 

Inconveniente de los marketplaces

Por otro lado, te imponen fuertes condiciones, apaga el comercio tradicional, ingresas menos por venta, tienes muchos competidores y poco margen de diferenciación, y no tienes acceso a los datos de tus clientes.

No obstante, es un canal de venta a tener en cuenta porque puede derivarte clientes, la inversión es menor y genera confianza (nadie pone en duda la fiabilidad de Amazon). 

¡Ojo! Porque también puede ser un excelente canal para validar tu producto. 

Marketing de Afiliados

Como comentábamos al inicio, un afiliado funciona como un comercial que vende a comisión o ingresos compartidos, pero a nivel online.

Un afiliado promociona tu producto o servicio a través de diversos canales y sistemas, e intenta convencer a los potenciales clientes para que lo compren.

¿Por qué es un boom el marketing de afiliados? Porque los tres actores ganan:

  • El consumidor encuentra lo que busca, 
  • El afiliado cobra comisión por producto o servicio vendido
  • El emprendedor o empresa ve crecer alcance y ventas sin adelantar dinero.

Redes Sociales

Otro canal para la venta online son las redes sociales. Y es aquí donde entra en juego el Social Commerce.

El Social Commerce es una estrategia cada vez más importante en las ventas por internet, ya que utiliza el poder de las redes sociales como canal directo de venta; o como medio para atraer y convertir a tu público objetivo. 

Facebook e Instagram son las redes que mejor funcionan en este sentido, ya que cuentan con millones usuarios, permiten la compra directa desde sus plataformas y cuentan con una excelente capacidad segmentación y seguimiento

Tampoco podemos perder de vista al resto de redes sociales, como LinkedIn, TikTok, WhatsApp, YouTube, Twitter o Pinterest. 

Ya sea de forma orgánica -generando contenido relevante- como de pago, son canales de captación y atracción de leads, que bien trabajados ayudan a generar confianza y facilitan la conversión.

Y ya sabes, solo si hay confianza, hay venta

Es importante que escojas las redes sociales que usa tu buyer persona para centrar tu estrategia, y aquellas que elijas las trabajes bien, tanto a nivel de contenido como de interacción y conversación con tu audiencia. 

Google Ads y Google Shopping

Los usuarios recurrimos a Google para todo, por lo que la publicidad en este buscador es una estrategia muy interesante a considerar. 

En Google Ads los anuncios tienen formato de texto y llevan una etiqueta que pone “Anuncios” y aparecen en diferentes posiciones estratégicas en los resultados.

Mientras que en Google Shopping tu producto aparece con foto, nombre, precio y tienda, de modo similar a una mini ficha. 

En cualquiera de los dos casos, lo importante es que cuando un usuario te busque, estés ahí, y tu mensaje sea lo suficientemente persuasivo para ganarte su clic. 

¿Qué canales para vender online debo elegir?

Te aconsejamos que tengas como base una página web o una tienda online. 

A partir de ahí, diversifica escogiendo los canales en los que se mueve tu audiencia.

No te centres solo en uno de ellos, porque dependes de la política del canal y de su funcionamiento. Hay quien ha perdido mucho dinero los días que Facebook se ha caído, por ejemplo.

¿Recuerdas el dicho “No pongas todos los huevos en la misma cesta”? 

10 Requisitos básicos para vender online

Vender online no es igual a hacerlo offline. Hay muchísima competencia y un modo específico de moverte:

1. Trabaja tu marca y diferénciate

En un mercado tan competitivo, el mejor modo de destacar es ser diferente. Es la manera de que el consumidor se fije en ti, tu producto, tu servicio o tu modelo de negocio. 

Sobre esa base se pone en marcha el branding, el proceso de definición y construcción de tu marca.

Como decía Oscar Wilde: “Sé tu mismo. Los demás puestos están ocupados”. 

2. Genera confianza y sé coherente

Uno de los retos de vender online es ganarte la confianza de tu cliente. 

¿Cómo?

Con una web cuidada, una excelente atención al cliente, una buena gestión logística, mostrando tu know-how a través del contenido, trabajando tu presencia en las redes sociales, interactuando con tu audiencia…

En cualquier caso, todo lo que hagas ha de ser coherente y estar alineado a la misión y los valores de tu marca. Todos tus canales de venta deben mostrar mensajes similares, pero adaptados a su contexto. 

3. Trabaja tu autoridad

La autoridad te la ganas o la pides prestada. 

Para ganarla tu gran aliado será el marketing de contenidos. Si creas contenidos relevantes estás demostrando tu know-how ante tu buyer. 

Esto está muy bien, pero necesitas algo más: que te vean. 

Por eso, has de difundir tus contenidos en los diferentes canales y formatos para llamar la atención de tu audiencia, ya sea de forma orgánica o de pago. 

También puedes “pedir prestada” la autoridad a personas o medios que gozan ya de cierto reconocimiento. 

Seguro que estás pensando en influencers, microinfluencers o medios de comunicación reconocidos. Pues sí, has acertado. 

Pero hay alguien aún más poderoso: tus propios usuarios

Sus comentarios, reseñas, si comparten contenido de tu marca, etc. son factores que potencian el reconocimiento de tu marca. Porque no hay nada tan poderoso como un usuario comprometido y satisfecho. 

Vamos a verlo. 

4. Potencia el Social Proof

Según uno de los principios de persuasión de Cialdini, tendemos a hacer lo mismo que la mayoría.

Es lo que se conoce como Social Proof o prueba social, y adquiere gran relevancia en la venta online. Es lo que nos hace comprar un producto online frente a otro, porque tenía mejores opiniones, puntuaciones o reseñas.

Este tipo de comentarios o valoraciones ayudan a derribar las objeciones de otros usuarios y a que conozcas mejor a tu cliente. 

La prueba social te ayuda a superar los obstáculos que comentábamos al inicio: la visibilidad y confianza.

Por un lado, los usuarios te dan alcance orgánico y, por otro, generan confianza y aportan credibilidad a tu marca. 

5. Monitoriza tu marca y a tu competencia

Una vez pongas a funcionar tus canales de venta, analiza cómo evoluciona tu marca en cada uno de ellos. 

En paralelo no dejes de vigilar a tu competencia por el rabillo del ojo, recopilando datos e información. 

6. Invierte y dale un buen impulso a tu marca

Solo con una web o gestionando tus redes sociales es probable que avances lentamente. 

Necesitas quick wins, que te ayuden a impulsar tu proyecto.

La publicidad online o el marketing de influencers son algunas opciones. 

Así que marca primero qué objetivo quieres conseguir (más suscriptores, consolidar marca, incrementar ventas, fidelizar clientes…) y diseña una estrategia de pago enfocada en ello.

7. Escucha a tu audiencia y conversa

Cualquier comentario que recibas a través del e-mail de contacto de tu web, o en tus redes, o una pregunta en un marketplace debe dar inicio a una conversación.

Es importante que no solo des respuesta o solución al usuario, sino que también aproveches para tomar nota de sus necesidades y mejorar tu producto, servicio, proceso de compra

8. Atiende a tu cliente como se merece

En las tiendas online hay que cuidar con esmero la atención al cliente durante todo el proceso de compra: desde que el primer contacto hasta la posventa. 

Con ello logras fidelizar al cliente para que te vuelva a comprar, o quizás una reseña positiva para el Social Proof. 

Es más sencillo y barato cuidar un cliente para que compre recurrentemente, que conseguir un cliente nuevo. 

9. Pónselo fácil: proceso de compra sencillo, transparencia y seguridad

Crea un proceso de compra fácil, donde se vea la información clara del producto o servicio, cuándo le llegará el paquete, cuántos días tiene para devolverlo o los gastos de envío. Facilítale también el momento del pago, ofreciendo diferentes opciones y facilidades de registro.

10. Automatiza

Si todo lo anterior tienes que hacerlo manualmente, tu negocio no podrá escalar, crecer, y dará cabida a errores, confusiones u olvidos. 

Delegar ciertas funciones está muy bien, pero todos los procesos que puedas automatizar debes llevarlos por ese camino si quieres que tu negocio online crezca.

Estrategias para vender online

Una vez que tienes en marcha tu e-commerce y tus redes sociales, hay que realizar acciones para llegar al máximo de público posible (visibilidad), ganarse su confianza y vender. 

Aquí tienes una breve descripción de diferentes estrategias que puedes implementar. 

Ads

La publicidad tanto en buscadores como en marketplaces o redes sociales es esencial si quieres acelerar tu crecimiento.

Adecúa tu anuncio a la plataforma en la que promociones tu marca, en cuanto a imagen y mensaje. Pero siempre cuidando la coherencia de marca.

Social Commerce

Como hemos visto, es una estrategia que te facilita la venta gracias a las redes sociales

Consiste en adaptar tus redes para la venta, crear contenido relevante, contratar influencers, usar hashtags o dinamizar a tu comunidad.

Marketing de Contenidos

Esta estrategia se basa en ofrecer contenidos interesantes, originales o educativos que aporten valor a tus seguidores.

Puedes hacerlo a través de tus redes sociales o mediante un blog en tu web.

Eso sí, ten en cuenta dos factores claves:

  • Cada contenido ha de responder a un objetivo
  • Tan importante es la creación de contenidos como la difusión de los mismos. 

Posicionamiento orgánico o SEO

Es el compañero del marketing de contenidos y consiste en trabajar y optimizar tu visibilidad en los resultados orgánicos de búsqueda. 

Es una de las estrategias que has de intentar trabajar desde el inicio, ya que sus resultados y beneficios se aprecian a medio y largo plazo. 

Marketing de afiliados

Contacta con afiliados afines a los valores de tu marca y deja en sus manos la promoción de tu servicio o producto.

Son expertos en segmentar a tu público y diseñar anuncios que aparezcan concretamente a tu buyer persona, con lo que las posibilidades de éxito aumentan.

En SiteGround, por ejemplo, tenemos nuestro propio programa de afiliados. Échale un vistazo para ver cómo funciona, y ¡quién sabe! Igual te animas a formar parte de él. 

Marketing de influencers 

Hoy en día existen referentes en cada sector, personas bien posicionadas en redes sociales que consiguen ventas inmediatas en todo aquello que recomiendan.

Si no puedes pagar un influencer muy solicitado, tienes acceso a los microinfluencers con menos seguidores, pero de mejor de calidad. 

E-mail marketing

El e-mail marketing te permite conversar e impactar a tus usuarios de forma no invasiva (si lo haces bien, claro), ya que son ellos los que previamente te han dado su consentimiento para que iniciar una relación. 

Esas personas están interesadas en tu marca. A través del e-mail marketing puedes ir trabajando su conversión y prepararlas para la venta. 

Estrategias de fidelización

Cuidar a los clientes no solo es básico. Es muy rentable. 

Cuesta hasta 7 veces más conseguir un cliente nuevo que fidelizarlo. 

Pero además, si fidelizamos clientes aumentamos lo que se conoce como Life Time Value, que no es otra cosa que los ingresos que genera un cliente durante el tiempo que está con nuestra marca. 

Por tanto, con la fidelización no solo ahorras costes, también aumentas ingresos. 

Hazles sentir lo importantes que son para la marca a través de precios especiales para ellos, muestras, sistema de puntos asociado a sus compras, preventas…

Referral marketing

Esta estrategia está muy vinculada a la anterior, porque al fin y al cabo, un cliente satisfecho es probable que te recomiende. 

¿Y qué pasa si te recomiendan?

Pues que no solo acuden a ti nuevos usuarios “casi convencidos” sino que también, puedes gastarte menos dinero en captación de nuevos usuarios. De ahí la importancia del Social Proof que hemos comentado. 

Por tanto, anima a tus compradores a compartir su experiencia con el producto o servicio.

Son referencias reales inestimables, que van a convencer a futuros clientes para que compren.

Para acabar

Ya ves que vender online no es la panacea, que hay trabajo duro e inversión de tiempo y dinero tras las bambalinas.

También, por opciones no será: hay plataformas, productos, canales y estrategias para todos los gustos y medios. 

Ahora te toca a ti elegir la plataforma y el canal para lanzar y validar tu idea, y trabajar las estrategias en función de tus recursos y de la madurez de tu proyecto. 

Y siempre sin perder de vista a tu buyer persona y a tu competencia. 

Recuerda que vender por internet es una carrera de fondo, y estamos seguros de que la vas a ganar.

author avatar
Ana García

Head of Marketing España

Una mezcla de Geek y Arty. Siempre curiosa por conocer lo último tanto en marketing online como offline, así como en nuevas tecnologías. Como SiteGrounder me involucro en todas las áreas de la gestión de la marca, desde la estrategia de marketing, contenido, relaciones públicas hasta eventos y mucho más.

Negocios

Iniciar discusión

¿Listo para iniciar tu web?

¡Elige un plan de hosting, crea o migra tu web en unos clics y haz crecer tu presencia online!

Primeros pasos Chatea con un experto